Consumir en grupo

El pasado sábado Cruz Roja de Aranjuez organizó un día sin compras. Se trataba de dar a conocer nuevas propuestas sobre formas de plantearse el consumo, y promover prácticas de consumo más respetuosas con el medio ambiente, como el uso de bolsas reutilizables al ir a la compra, el consumo de agua de grifo en lugar del agua embotellada, el consumo responsable, propuestas de trueque, reutilización…

Sigue leyendo

Participación Ciudadana para el Desarrollo en Aranjuez

La Concejalía de Cooperación del Ayuntamiento de Aranjuez ha abierto un proceso de participación ciudadana para la elaboración de un Plan Director de Cooperación al Desarrollo.

El procedimiento elegido ha sido la convocatoria de cuatro talleres en los que se invita a los ciudadanos a aportar ideas. Para que los participantes en el taller puedan formar su opinión, en cada taller se facilitará información por parte de técnicos o expertos en los diversos aspectos que aborde el Plan Director.

Este martes empieza el taller, por lo que vamos a ver qué lecciones podemos sacar sobre los procesos participativos.

Más información en la web de la Plataforma Local 0,7 % de Aranjuez y en la web del Ayuntamiento de Aranjuez.

Laguna del Soto de las Cuevas


No pudimos ver ningún malvasía, pero pasamos una buena tarde. La laguna del Soto de las Cuevas existe gracias a la reconversión de una explotación minera ¡quién lo diría!
Pero sí, esta hermosa laguna fue una gravera antes de convertirse en el humedal en el que actualmente centenares (o no sé si miles) de aves acuáticas encuentran acomodo y refugio.

Desde el puente largo son unos dos kilómetros y medio, que se hacen paseando en una media horita y se ve ampliamente recompensado. Para llegar se trata de remontar el río por la ribera más próxima a Aranjuez, este tramo no hay camino y hay que caminar entre la valla de la finca y el río. Un poco más adelante aparece un camino y enseguida se ven unos motores para el riego de las fincas de la zona.

Enseguida sale un camino hacia la izquierda que ya nos lleva hasta la laguna en un pequeño bosque repoblado de arbustos de taray (tamarix africana) con ejemplares que ya tienen casi tres metros y otros árboles más pequeños como fresnos y álamos. Al llegar a la laguna nos llama enormemente la atención la tranquilidad que se respira en el lugar, y aunque se percibe el murmullo de la carretera que permanece oculta tras los carrizales, la observación de las aves transmite una agradable sensación de calma.
Patos cuchara, un cormorán, aguilucho lagunero… yo no sé la cantidad de pájaros que Jaime me enseño a distinguir ayudándose de la guía. Sí señor, pasamos una buena tarde el domingo, y pusimos al día nuestra amistad que también necesita de estos ratos de calma para mantenerse al día.

Lo que se puede hacer por una cerveza.

Diez mil metros corriendo, han participado más de 3.500 personas. Aún no se cual ha sido mi clasificación, pero me tendré que conformar con haber hecho mejor tiempo que el año anterior. La carrera de hoy ha sido fantástica, aunque a primera hora hacía frío, a las doce y cuarto ya teníamos un día estupendo. Correr entre tanta gente es muy divertido y el recorrido resulta emocionante.
La calle de la Reina es por donde voy a entrenar habitualmente, son tres kilómetros de calle y estos últimos días estaba llena de gente entrenando, habitualmente vamos por el latereal bajo los plátanos centenarios, pero claro hoy puedes correr por mitad de la calle.

Y la verdad es que correr con tanta gente te ayuda a llevar un buen ritmo de carrera.

Al entrar en el Jardín del Príncipe, ya llevas la mitad del recorrido, por lo que el resto de la carrera se hace muy agusto. Espero que lo hayan pasado bien todos los que han venido desde fuera.

Pues el año que viene habrá más… y ahora vamos a ver si hacemos unas excursiones caminando o en bicicleta para animar este blog. Que estamos entrando en el invierno y habrá que aprovechar los días de niebla.

Preparando la gran carrera

Este próximo fin de semana se celebra la XXIII Carrera Popular Villa de Aranjuez.

Son diez kilómetros de recorrido por las calles del Principe, Moreras, Calle de La Reina y también se corre por el interior del Jardín del Príncipe. Resulta muy emocionante ir corriendo por estas calles. Incluso a veces alguien te reconoce y procuncia tu nombre acompañado de un ¡vamos!, o ¡venga que ya queda menos!, o !campeones!
El año pasado llegué en el puesto 2.581, como podéis comprobar en la clasificación. Me pareció una estupenda experiencia, así que este año voy a repetir y si me es posible trataré de hacer un seguimiento, no se si me llevaré la cámara o algo de eso. Sigan atentos a este blog.

Planificar el huerto.

Mi huerto tiene treinta y dos metros cuadrados, cuatro de ancho y ocho de largo, ya sé que no es mucho y no va a ser suficiente para autoconsumo, pero para empezar me vale.

Lo primero ha sido poner una valla alrededor, y no es que a mi me gusten las vallas, todo lo contrario, pero con la cantidad de conejos que hay por aquí y visto que se comen todo lo que verdea a su altura resulta imprescindible (a ver si la semana que viene me acuerdo de hacerle una foto a la palmerita que han pelado los conejos para que veais la voracidad de estos animales).

De todas formas la verja no levanta más de 50 cm, y no me ha quedado mal, vamos que aunque no soy un manitas creo que me ha quedado muy chula.

Como podeis ver tengo un poco de pendiente hacia el sur, por eso he decidido cavar en dirección este-oeste.
Así que a darle a la azada, como el huerto es pequeñito se puede cavar con las manos en un par de horas, sin necesidad máquinas, y como este otoño ha llovido tanto la tierra está mullidita. Y huele muy bien cuando metes la cuchilla. Al final me han salido ocho surcos que dividen en dos partes (superior e inferior) el huerto. ¿Qué os parece?

Resulta muy agradable meter las manos en la tierra. Y como he hecho bastante ejercicio me vuelvo a casa a ver si cocinamos un arrozito.

Esto ha sido todo por este fín de semana. Ya me estoy preparado para el siguiente, he pensado poner unos ajos, pero no me puedo descuidar que enseguida está aquí enero y no se me tiene que pasar ni un solo día. Y no se si sembrar también unas espinacas porque hoy ya ha helado y lo que viene a partir de ahora son fríos.

¡Ah! antes de salir me he encontrado una sorpresa en la puerta, fijaros qué curioso lo que han hecho los mosquitos… ¡qué caprichosos!

Otoño

Está terminando el otoño y con él los mejores paseos por los jardines cuando la mitad de las hojas están ya en el suelo y el resto colorean las fotos de las cámaras digitales de los turistas y de este blogero.

Rojos, amarillos y ocres en todas sus variedades. Es un tiempo estupendo para el paseo, pero si aún no has podido venir no te preocupes, el invierno deja dias estupendos.

Hoy ha sido el primer día de niebla. Pero a partir de ahora vamos a poder hacer muchas fotos de nieblas por la mañana que dejan paso al sol por la tarde.

Espero fotografiarlo para daros unas muestras entre tanto aquí van algunas fotos otoñales.


Esta por ejemplo está tomada al lado del río, a la entrada de Aranjuez.

Y éste es uno de los canales del Jardín del Príncipe. Espero esos comentarios…

A La Pavera en Bicicleta.

Los alrededores de Aranjuez invitan a disfrutar de la bicicleta, calles anchas con poco tráfico, pocas cuestas. Hoy hemos realizado una exursión que inaugura la serie de bicicleta y hemos empezado por esta ruta ya que nos va a permitir conocer algunas de las obras hidráulicas más importantes de Aranjuez: la presa del embocador de la que parten los dos canales fundamentales que abastecen los cultivos, sotos y jardines: el canal de Las Aves y el de la Azuda.

Se trata de una exursión de unos 12 kilómetros en total, podiamos haber hecho varios caminos pero hemos elegido hacer la excursión pasando por los sotos que quedan al norte del río Tajo. Hemos salido del pueblo camino del camping, desde aquí hemos ido hacia el gango del rebollo y de allí hasta el desvío del Cortijo y aquí hemos continuado como para volver a Aranjuez, donde hemos tomado esta foto:

después hemos tomando el desvío que sale a la izquierda pasado el puente de la Reina.

Así hemos llegado facilmente a la Pavera, en donde hoy sólo hemos encontrado dos pescadores, que se entretenían enviando SMS.

En otro tiempo la Pavera era una playa famosa, y en verano se llenaba de bañistas. Hoy pocas personas se bañan aquí, en primer lugar por la falta de agua , pero además en los últimos veranos ha sido bastante común encontrar avisos que informaban del peligro de contraer enfermedades por bañarse en el río… yo recuerdo haberme bañado en esta playa en alguna ocasión y también en el embocador.
Desde La Pavera al embocador hay un paseo a través de la Finca llamada de Sotomayor. Hay que seguir el camino que sigue próximo al cauce del río, y en ocasiones hemos tenido que realizar el recorrido andando ya en algún tramo el camino ha desaparecido bajo el sembrado.
Se podría continuar por este camino hasta el Castillo de Oreja (unos 15 Km), donde están las ruinas de una antigua fortaleza medieval, pero hoy no hemos llegado tan lejos.

El embocador es una presa construida en el periodo de Felipe II y tiene dos funciones, por un lado alimenta los dos canales de riego más importantes de Aranjuez, el de las aves al sur del Tajo que posteriormente atraviesa el casco urbano. Esta foto muestra la cabecera del Canal de la Aves.El canal de la Azuda recorre la parte norte del río, y permite el regadío de las llamadas huertas históricas, que durante siglos abastecieron de hortalizas a la corte y a muchos habitantes de la región. Esta presa también tuvo una importante utilidad como herramienta para la regulación del caudal del río y contro de las crecidas, que durante siglos convertían el valle en una zona pantanosa. Con la construcción de esta presa y el drenado del río se hizieron navegables unos kilómetros del río para el disfrute de las diferentes monarquías que disfrutaron de la vida en los Palacios y Jardines de Aranjuez.

Aún quedan en el Embocador restos de una central hidroeléctrica que aquí funcionaba, hoy supone sólamente un ejemplo de arqueología industrial. Esta minicentral que aprovechava la fuerza del agua a su paso por Aranjuez. Ahora la energía que esta central podría proporcionar es excasa debido a la insaciable sed del trasvase de aguas que desde la cabecera del Tajo se lleva hacia el Segura, con el fin de satisfacer la insaciable sed del urbanismo descontrolado que invade las costas del sureste peninsular.


También podiamos haber hecho el recorrido más corto desde la calle de la reina y tomando el desvío hacia el Sotomayor, éste es el camino que tomamos a la vuelta, pero aún así os ponemos unas fotos por si quereis hacerlo en este sentido.