Para sacar cuartos

Mientras tomaba ayer café al lado de casa, tres chicos aparentemente veiteañeros comentan los resultados del hockey sobre hierba en las olimpiadas de Beijing.  Al poco tiempo llegó un cuarto y cambiaron de tema para pasar al accidente de Barajas. El comentario en el que había consenso es que las televisiones hacen esto “para sacar cuartos”.

La noticia es fácil de entender, y muy corta de explicar:

Un accidente aéreo en Barajas causa 153 víctimas mortales y 19 heridos de diversa consideración. El fatal suceso se produjo por causas que aún se están investigando al iniciar la maniobra de despegue.

No hay mucho más de lo que informar. Las imágenes del suceso son fáciles de imaginar, y probablemente a las víctimas no les gustaría que las fotos de sus cuerpos castigados por el incendio circulen por el mundo.

No deja de llamar la atención que se realicen programas especiales, y a falta de datos con los que ampliar la información se publiquen declaraciones de familiares, que lógicamente se encuentran mal. Y el trágico accidente acaba convirtiéndose en espectáculo multimedia, y las conexiones en directo son interrumpidas por pausas publicitarias para “sacar cuartos”. 

Dónde están los de autocontrol, la autorregulación publicitaria. El uso indebido de los medios.

Me parece que  no soy el único que piensa esto, he recogido este comentario a un artículo de Susana Hidalgo en Público:

Qué aportas con esta noticia y este titular. Me da vergüenza que gente que ha estudiado una carrera cinco años para dedicarse a informar, cuando tienen su oportunidad se dedican al morbo, al sensacionalismo y luego lo justifican con la libertad de expresión. El periodismo es informar, no lo que se puede leer aquí hoy.

 

Un pensamiento en “Para sacar cuartos

  1. Tienes toda la razón, se recrean en el sensacionalismo y en el morbo, jugando con los sentimientos de las personas.
    Pero no solo eso, buscan la alarma social porque vende mucho y, ademas, tiene una alta rentabilidad política. Juegan con la posibilidad de que una desgracia así pueda sucederle a cualquiera.
    Pero algo que a mi me molesta especialmente es la discriminación que se hace con la forma tan distinta de cubrir las noticias. Si cogemos, por ejemplo, cualquier noticia sobre el naufragio de una patera de migrantes: aquí nadie se pregunta por los familiares, ni hacen entrevistas a los supervivientes, no se cubre día tras día si las autoridades han conseguido ya identificar los cadáveres, ni se crean comisiones parlamentarias para estudiar lo sucedido; una noticia breve, con una foto macabra resaltando la locura y la inconsciencia de hacer un viaje así para nada, con eso basta. La lógica es que ninguno de nosotros entiende los motivos del viaje porque no los sufrimos, el morbo de que nos pueda suceder no existe porque no pensamos viajar en patera, no conocemos los familiares ni van a votar o consumir en nuestro país, por tanto son… una cifra, una anécdota. Esta lógica me molesta más todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *