Malditos roedores.

Soy un novato, pero no esperaba este fracaso al mes de comenzar. El problema es que el último día que estuve regando el huero me dejé la puerta abierta, y claro los conejos se han dado un festín. He de reconocer que aunque me gusta el campo y la naturaleza los animales no son mis amigos. Y el caso es que yo les tengo un elevadísimo respeto, pero ellos a mí parece que no mucho. Y por supuesto que no estoy poniendo el huerto para dar de comer a los conejos, anda que no hay hierbas por el campo. ¿Por que no se ceban con las ortigas?. Qué cabreo me estoy cogiendo no se si mandárselo a Cabreados.org.
En esta fofo podéis ver cómo se han comido la parte verde de las espinacas que ya estaban saliendo… tan majas ellas. He juntado algunos brotes que he recuperado al cavar para volver a sembrar y los he colocado todos juntos, así podéis ver la diferencia entre los que se han comido los malditos roedores y los que estaban tan vivitos. Menos mal que tengo más semillas y he podido replantar. Por otra parte aún queda alguna espinaca vivita que se ha salvado de la voracidad de los simpáticos orejudos, como podéis ver en esta otra foto.


Una primera lección aprendida, ya se que no debo dejar la puerta abierta. Aquí veis el pedazo de camino que disponen los conejitos para comerse mis espinacas. Tendré que ir a comprarlas al maño, lo que no sé es si me voy a atrever a contarle esta historia porque se va a pasar una semana riéndose, y se lo va a contar a todas las clientas… ya os contaré. A quien si le he contado la historia ha sido a la chica que me ha vendido las semillas para las habas, y es que los primos de Bugs Bunny no han dejado ni una de las habas y guisantes que planté a primeros de mes.

Los ajos resisten.

Al menos los ajos parece que no son del interés de estos animalitos y ya llevan buen paso. Algunos ya asoman más de dos dedos, a ver si es verdad que llueve en las próximas semanas y siguen creciendo para darme alguna alegría después del disgusto de las espinacas.
De todas formas mañana volveré a ver si vuelvo a plantar los guisantes y las habas. Que éstos también llevaban buen paso, pero he podido ver como han dado cuenta de ellos porque los conejos han dejado algún resto.
También estoy pensando hacer un espantapájaros, no sea que la culpa no sea de los roedores y sean los pajarillos los autores del siniestro desaguisado. Voy a buscar unas camisetas viejas y lo mismo mañana mismo lo coloco en el centro del huertito.
Bueno a ver si aumentan los comentarios, y si fracaso con el huerto por lo menos puedo tener éxito con el blog. Con tres comentarios me daré por contento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *